Buscar este blog

Cargando...

viernes, 27 de mayo de 2011

EL APARATO DIGESTIVO - FUNCIONES Y PARTES


El aparato digestivo es el conjunto de órganos que realizan la digieren los alimentos, absorben los nutrientes resultantes y expulsan los restos no digeridos...
Está formado por un tubo que empieza en la boca y termina en el ano, y por las glándulas digestivas.
El tubo digestivo en su recorrido tiene diferentes grosores y empieza en la boca, continúa por el esófago y el estómago, y finaliza en el intestino delgado, el intestino grueso, el recto y el ano.

Las glándulas digestivas anejas al tuvo son: las glándulas salivales, el hígado y el páncreas. Pero en el propio tubo hay otras glándulas como las que están en las paredes del estómago y fabrican el jugo gástrico, y las que están en las paredes del intestino y fabrican el jugo intestinal.



LA BOCA.

La boca se abre y cierra gracias a la articulación de la mandíbula y en ella se encuentran:
  • Los dientes que cortan y trituran el alimento para que sea más fácil tragarlo. Las diferentes clases de dientes tienen formas especiales para realizar labores diferentes. Durante la vida tenemos dos tipos de dientes. Los dientes de leche salen a los seis meses. A los seis años, salen los dientes permanentes o dentadura definitiva, desplazando a los de leche. El maxilar también crece para que los dientes tengan más espacio. La dentadura definitiva consta de 33 dientes.
  • La lengua, formada por músculos, que reparten el alimento entre los dientes y lo mezcla con la saliva.
  • Tres pares de glándulas salivales, que fabrican la saliva, que ablanda los alimentos y empieza a digerirlos.




EL HÍGADO.

El hígado realiza importantes funciones. Como glándula digestiva, segrega la bilis que vierte al tuvo digestivo y ayuda a digerir las grasas. Almacena algunos nutrientes de la comida digerida, y altera otros para que sean más útiles. También filtra los productos tóxicos de la sangre.



EL ESTÓMAGO.
Durante la deglución, el alimento pasa de la boca a la faringe y al esófago y, finalmente, llega al estómago. La comida permanece el el estómago unas dos horas.

El estómago remueve el alimento y lo transforma en una papilla semilíquida llamada quimo. Al mismo tiempo, unas pequeñas glándulas que se encuentran en los revestimientos del estómago liberan el jugo gástrico que ayuda a disolver y digerir la comida. Estos jugos tienen encimas y ácidos, sustancias químicas que matan los gérmenes nocivos que podemos haber tragado al comer.


EL PÁNCREAS.

El páncreas libera jugos digestivos en el intestino delgado para ayudar a deshacer la comida. Estos jugos también protegen los intestinos neutralizando los ácidos procedentes del estómago. El páncreas también produce hormonas importantes: el glucagón y la insulina, las cuales ayudan a que el azúcar de la sangre esté sanamente equilibrado.




EL INTESTINO GRUESO.

Los alimentos que no se pueden digerir pasan del intestino delgado al intestino grueso. Aquí, el agua es separada del alimento y absorbida por la sangre. Los residuos se almacenan en el intestino grueso en forma de trozos sólidos. Luego, cuando vamos al lavabo, son empujados hacia fuera a través del ano.


INTESTINO DELGADO.

Los alimentos que no se pueden digerir pasan del intestino delgado al intestino grueso. Aquí, el agua es separada del alimento y absorbida por la sangre. Los residuos se almacenan en el intestino grueso en forma de trozos sólidos. Luego, cuando vamos al lavabo, son empujados hacia fuera a través del ano.





Aquí os dejo este archivo de sonido para que tengáis más información:


1 comentario:

  1. Un artículo muy interesante para comprender como funciona nuestro aparato digestivo y así comprender la importancia de cada una de las partes que intervienen a la hora de alimentarnos.
    Me gusta.
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar